Devastado, el 70% del mangle de las lagunas costeras del estado: Semaren


El año próximo se invertirán $100 mil en planes del manejo de la fauna: De la Rosa

HECTOR BRISEÑO

La directora general de recursos naturales de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren), Alejandra Solano Cortés, informó que 70 por ciento del mangle en las lagunas guerrerenses está “totalmente devastado”.

Consultada durante un operativo de reforestación en un terreno ejidal de la localidad de El Embarcadero, municipio de Coyuca de Benítez, la funcionaria estatal explicó que el mangle cumple una función fundamental en el equilibrio del ecosistema, al representar una frontera natural entre la laguna y la zona de tierra que reúne las condiciones necesarias para la reproducción y sobrevivencia de las especies en la laguna.

“En los manglares habitan seres de producción primaria que sirven de alimentación para los peces de la laguna, lo que impacta en la producción pesquera; el mangle es una barrera de protección al oleaje y el desgaste de los suelos litorales, donde se acumulan nutrientes que sirven de refugio a otras especies; y algo muy importante, las raíces depuran el agua de la zona donde están presentes”, detalló Solano Cortés.

La tierra donde siembran las plantas de mangle están a unos 300 metros de la laguna, superficie que es cubierta por el agua en temporada de lluvias. “La reforestación no se hace al pie de la laguna, pues se corre el riesgo de que se presenten condiciones climáticas adversas y desaparezca”, sino que “se tiene que hacer hacia dentro del ejido, en zonas inundables, para proteger la especie”, precisó.

La funcionaria estatal explicó que muchas de la áreas reforestadas por Semaren son propiedades ejidales, por lo que es necesario cambiar los hábitos de los vecinos de cada localidad, es decir, “primero se tiene que platicar con la comunidad, crear conciencia, pues estas zonas son utilizadas como potreros, y es necesario definir áreas estratégicas para no devastar la superficie”.

En tanto, el titular de la Semaren, Sabás de la Rosa Camacho, subrayó que los puntos de mayor depredación del mangle, son aquellos donde son edificados los desarrollos inmobiliarios. “Por eso es urgente que terminemos los ordenamientos ecológicos territoriales, de lo contrario será muy complicado poner un orden”.

Agregó que “hemos encontrado problemas muy fuertes: en Tecomate es terrible la situación, el mangle se está muriendo por la gran cantidad de salinidad que tiene, el río natural se desvió y no llega agua dulce, estamos trabajando con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) para abrir un canal y que todo el año tenga agua dulce. Aquí mismo, estamos parados sobre un lugar donde hace muchos años había mangle y que el nivel del agua es mucho mayor”.

El secretario del Medio Ambiente informó que en ese predio de aproximadamente dos hectáreas serán sembradas 500 plantas de mangle de las especies rojo y botoncillo, producidas en un vivero de la dependencia.

“Sembrar el mangle es más difícil, pues es una planta más pequeña; es necesario que lo conservemos, pues de nada sirve que reforestemos si con la pesca y la ganadería los vamos a destruir”, lamentó y añadió que el próximo año serán destinados 100 mil pesos para la realización de cinco estudios para establecer planes del manejo del mangle.

La reforestación en El Embarcadero se lleva a cabo con la ayuda de militares de la fuerza aérea número siete de Pie de la Cuesta. Finalmente, apuntó que para que los mangles se desarrollen es necesario que transcurran de 30 a 40 años.

Más y mejor información solo en Resiste Acapulco

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Cualquie contenido agresivo sera removido de tu blog Resiste.