Investigan cáncer en niños por contaminación atmosférica




Infantes que viven en ciudades podrían ser más vulnerables a contraer cáncer. S. NUÑEZ

    * El cáncer en personas menores de 18 años se concentra en las ciudades

En la ciudad hay más casos de niños con cáncer que en las zonas rurales
GUADALAJARA, JALISCO.- Vivir en la ciudad tiene muchos costos. Uno de ellos es que hay más casos de niños con cáncer que en las zonas rurales y la hipótesis es que tiene que ver con los contaminantes atmosféricos, de acuerdo a Álvaro Osornio Vargas del Instituto Nacional de Cancerología, quien actualmente investiga esta relación en la ciudad de Alberta, Canadá.

En Estados Unidos hay un par de estudios que asocian la polución de las urbes con el cáncer de pulmón, debido a que en el aire hay distintas sustancias reconocidas por organismos internacionales como cancerígenas.

"La conclusión es que si esto existe, implica más cáncer en las personas. Pero es un vínculo difícil de establecer científicamente", porque esta enfermedad es muy compleja, que se da cuando se conjuntan distintos factores como la constitución de genes, los hábitos de vida y la exposición a contaminantes ambientales, y es complicado comprobar qué lo genera directamente.

Por ello es que la Universidad Nacional Autónoma de México, el Instituto Nacional de Cancerología y la Universidad de Alberta trabajan actualmente con registros de cáncer en menores y la relación con distintos contaminantes en el ambiente.

Y aunque todavía no se ha podido comprobar la hipótesis, de lo que sí tienen certeza es que el cáncer en personas menores de 18 años se concentra en las ciudades, justo donde hay una mezcla de contaminantes. "En las zonas rurales es menor el problema, a pesar de haber fuentes industriales con emisiones cancerígenas", resalta el experto en cáncer infantil, quien visitó Guadalajara la semana pasada.

Otro elemento que está comprobado es que en el aire hay sustancias cancerígenas como benceno, arsénico, cadmio, cromo y algunos volátiles orgánicos, que comúnmente se encuentran en el humo del cigarro.

-Ya sabemos que existen estos metales pesados en el ambiente ¿no debería haber políticas públicas de prevención? Porque finalmente sabemos qué genera cada sustancia.

-Eso sería lo lógico y aquí viene lo interesante del problema. Lo que hacemos en Canadá se basa en lo que la industria reporta que emite al ambiente, sea ciudad o no. Pero por otro lado en la mayoría de las ciudades solo se monitorean contaminantes criterios y no se registran los cancerígenos. Entonces, en teoría las industrias están reguladas y generan emisiones por debajo de la norma. Pero al final se juntan muchas emisiones chiquitas y no sabemos qué impacto tendrá en nosotros ese conjunto de contaminantes.

EL INFORMADOR/ ALEJANDRA GUILLÉN

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquie contenido agresivo sera removido de tu blog Resiste.