México sospecha que el virus de la gripe A procedió de Estados Unidos

abc.es

El ministro que estuvo al frente de la contingencia declarada en abril
del año pasado por el brote del entonces virus desconocido y después
denominado AH1N1, dijo que "sospechamos (...) que vino de Estados
Unidos y que fue a través o de paisanos (inmigrantes) o de algunos
turistas que trajeron el virus".
"Allá comenzó a haber casos aislados" pero no les prestaron mucha
atención y cita como un primero el de dos niños en California
hospitalizados por la afección de un virus desconocido, que después
el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)
describió como un "virus de influenza (gripe) atípica", y que más
tarde se conoció como AH1N1.
Paralelamente en México se conocían otros casos de influenza atípica
porque se presentaron en marzo y abril, cuando había pasado el periodo
de la gripe estacional que ocurre de diciembre a febrero.

Al mediodía del 23 de abril de 2009 un laboratorio canadiense informó
a México de que se trataba de un virus desconocido de origen animal
(una parte porcina), con potencial pandémico, y que era el mismo que
se había identificado en los niños de California.

Por la tarde, en una reunión con el presidente Felipe Calderón y
después con el gabinete ampliado se tomó la decisión de alertar a
los mexicanos de la presencia de este nuevo virus y de las medidas de
distanciamiento social que debían adoptarse.

Así, se cancelaron clases en la capital y su vecino Estado de México,
que juntos suman más de 20 millones de habitantes, medida que se fue
extendiendo al resto de estados.
Para algunos las medidas fueron exageradas, pero Córdova asegura que
se tomaron las decisiones adecuadas, pues desde hace tiempo espera en
el mundo un brote pandémico del virus H5N1, que es letal en un 60%
pero que hasta ahora no ha tenido la capacidad de transmisión, aunque
ya se han dado casos de contagios de ser humano a ser humano.

"Fueron por lo menos quince días muy complicados mientras no sabíamos
cuál iba siendo la evolución porque estaba aumentado el número de
casos", recuerda.

El ministro rechaza rotundamente que el niño Edgar Hernández, que
sobrevivió al mal y a quien los medios llamaron el "Niño cero", fuera
el primer contagiado por el virus.

Antes de Edgar, a quien incluso se le hizo un monumento en su pueblo
de La Gloria (Veracruz), hubo otros casos incluso en México, asegura
Córdova.

"Hay muchos escritos que han demostrado que en Estados Unidos había
habido brotes limitados de virus de origen porcino, de influeza, desde
1997 y luego en 2003", pero no tuvieron la capacidad de transmisión,
dice.

"En Estados Unidos se estuvieron muriendo muchas gentes y no se supo.
Gente de la Secretaría de Salud (de EEUU) me ha dicho que tienen
11.000 muertos (por gripe A) y Estados Unidos no tiene diez veces más
la población de México. Los 11.000 muertos no se dieron de un día
para otro (...) a lo mejor ni siquiera supieron de qué se les estaban
muriendo o no lo reconocieron", afirma.

Orgulloso, asegura que México transmitió de forma "clara y oportuna"
sus cifras, supo enfrentar la contingencia sin que su sistema de salud
se colapsara y enseñó al mundo a atajar esta pandemia.

Entre lo positivo destaca que no se trató de un virus tan letal y que
el sistema de salud mexicano quedó "afinado", con la instalación de
laboratorios y reservas de medicamentos, para una eventual llegada del
H5N1.
En México, donde a la fecha hay 1.032 muertos y 72.233 casos
confirmados de AH1N1, hay "una franca tendencia a la disminución de
casos" al tiempo que se ha avanzado en un 60% en la aplicación de
vacunas.
En mayo se habrá aplicado la vacuna a 30 millones de mexicanos, a los
que se suman otros 20 o 30 millones que de alguna forma tuvieron
contacto con el virus. EFE gt/asc/vv

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquie contenido agresivo sera removido de tu blog Resiste.