Sarkozy entierra impuesto al CO2

Derrota para los globalistas Maurice Strong, Al Gore, su empresa Hara

@@@@@@


BBC

23 mar 2010 19:25 GMT
Ciudadanos franceses manifestando contra el gobierno.

En medio de protestas sindicales y dos días después de sufrir una gran derrota en las urnas, el gobierno del presidente francés, Nicolás Sarkozy, renunció a su idea de gravar en el país las emisiones de dióxido de carbono.

La tasa al CO2 era una insignia en la lucha contra el cambio climático de Sarkozy, que parece concentrarse cada vez más en reformar el sistema estatal de pensiones, "la madre de todas sus reformas", según analistas.

El flamante ministro francés de Trabajo, Eric Woerth, prometió este martes insistir con la renovación del régimen de jubilaciones, mientras los sindicatos prometen resistir su aprobación.

La reforma de las pensiones y el desempleo son dos temas centrales del paro nacional en servicios públicos y las manifestaciones masivas de trabajadores realizadas este martes en Francia.

Lea: Nicolas Sarkozy y su partido sufren derrota electoral

Concesión presidencial

El anuncio de que el tributo doméstico a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) será descartado lo hizo el primer ministro francés, François Fillon, en un encuentro con legisladores de su partido de centro derecha.

El líder de la bancada oficialista en la Asamblea Nacional, Jean-François Copé, dijo a la prensa luego del encuentro que la concusión fue que la tasa "debe ser europea o no será".

Se trata de una concesión importante de Sarkozy, que previamente había calificado el impuesto como revolucionario, una supuesta prueba de su determinación en la lucha contra el cambio climático.

La tasa habría convertido a Francia en la primera potencia económica en gravar directamente las emisiones de CO2 y Sarkozy sugirió el año pasado que contribuiría a "salvar la raza humana" del calentamiento global.

Sin embargo, la idea enfrentaba varios obstáculos.

El año pasado, una primera versión del tributo fue anulada por el Consejo Constitucional francés, que objetó las exoneraciones establecidas.

Sarkozy había prometido que una versión revisada entraría en vigencia en julio, pero la idea era considerada impopular y generaba dudas en el propio partido del presidente.

El reto de las pensiones

El entierro del gravamen al CO2 es una nueva señal de que Sarkozy busca concentrarse en la reforma de las pensiones, luego de que una alianza opositora derrotara a su partido en las elecciones regionales del domingo.

Tras la votación, Sarkozy nombró a Woerth, ex responsable de presupuesto, al frente del delicado ministerio de Trabajo, que debe promover el cambio en el sistema de pensiones, en sustitución de Xavier Darcos.

Woerth dijo este martes en la cadena i-télé que su responsabilidad es "llevar a cabo la reforma de las jubilaciones para proteger" el sistema, que a su juicio es "extremadamente frágil".

Un objetivo del gobierno es aumentar la edad oficial de jubilación, actualmente fijada en los 60 años, para reducir el déficit del sistema estatal de pensiones, que se prevé que este año alcance los US$14.000 millones.

Guy Hermet, analista político francés, sostuvo que la modificación del régimen de pensiones es "la reforma más importante del mandato presidencial" de Sarkozy.

"Es la madre de todas las reformas", dijo Hermet a BBC Mundo.

"Opción de sociedad"

Sin embargo, pedirle a los franceses en este momento que trabajen más años parece una tarea ardua.

"Estamos frente a una opción de sociedad", según dijo este martes Bernard Thibault, secretario general de la CGT, la mayor central sindical francesa.

"No podemos en este país imponer una reforma de las pensiones sobre criterios exclusivamente contables y financieros", dijo Thibault en la radio Europe 1.

El paro convocado para este martes en todo el país se sintió en la educación, donde 22% de los docentes faltó, según el gobierno, y en el transporte público, con diversos servicios ferroviarios afectados.

La CGT afirmó que unas 800.000 personas asistieron a las protestas callejeras convocadas por cinco centrales sindicales en 177 puntos de Francia, pero según la policía manifestaron sólo 380.000.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquie contenido agresivo sera removido de tu blog Resiste.