Voto estúpido (el más)



Voto Estúpido (el más)
 Junio 2011

Se da por un hecho, según los “encuestadores” (en México no existe ninguno honrado) y la mayoría mediática: televisiva, radiofónica y periodística, congestionada con tantos chayotes, que Eruviel Avila Villegas, candidato del inmortal partido tricolor obtendrá un triunfo rotundo en las elecciones para gobernador de la entidad mexiquense el próximo 03 de julio.

El más estúpido voto que pueda emitirse es a favor de Avila Villegas y si llegara a obtener mayoría de votos quiere decir que una mayoría de votantes, son estúpidos, ¿Por qué? Le diré:

Son pocas las ocasiones en que podemos evaluar a un candidato basándonos en sus antecedentes de gobernante. El caso de las próximas elecciones para gobernador nos da a los mexiquenses esa gran y enorme oportunidad para no sufragar a ciegas o a cambio de miserables dádivas o promesas que nunca se cumplirán.

Evaluemos la actuación de Eruviel Avila durante sus dos períodos como alcalde o presidente municipal del municipio de Ecatepec de Morelos, Méx., de 2003 a 2006 y de 2009 a 2011. Feminicidios, violaciones, narcomenudeo, asaltos y homicidios en microbuses, corrupción policíaca, falta de escuelas, miseria, basura, hacinamiento vehicular, contaminación. Eso sí, mucho dinero para el gobierno municipal por sus más de 1,500 industrias. Todo esto, cotidianamente, en aquellas fechas y en la actual.

Dese unas vueltecitas por allí y verá que no exageramos. Y dígame ¿es eso gobierno o desgobierno? “En calidad de mientras” digamos que es un bosquejillo de lo que será el Estado de México bajo el gobierno de Eruviel, aunque, de hecho, ya la entidad federativa anda en las mismas o peor.

Si usted no considera como buena opción a alguno de los otros candidatos, vote por quien crea que pueda gobernar bien al Estado de México, anote el nombre del que escoja, en la boleta (que puede ser el suyo propio), pero vote. Eso sí, votar por quien ya demostró durante seis años que no sabe, no quiere o no le importa gobernar, es el voto más estúpido que pueda otorgarse.

Si a usted, de condición miserable como la gran mayoría de los mexiquenses, ya le regalaron su lámina de cartón acanalado, de asbesto o de zinc para techar su paupérrimo jacal o ya le dieron cemento (vea si no está caduco), tabique o vales de despensa o mil pesos en efectivo, usted merece mucho más que esa limosna pero déla por bien recibida aunque no a cambio de su voto o de su credencial de elector. Vote por su hija o hijo, su comadre o su compadre si los considera dignos y honestos, pero no se eche la soga al cuello votando por quien ya demostró plenamente que no sirve en lo absoluto para gobernar.

No al voto estúpido.

Dzunum

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cualquie contenido agresivo sera removido de tu blog Resiste.