Revista Mensual Dzunum Octubre 2014



Orozco

Revista Mensual Dzunum

       Octubre 2014

Trágica efemérides la de este 02 de octubre  con nuevos genocidios. El año de 1968 inicia el gobierno mexicano “el ejercicio”de genocidios en respuesta a los reclamos y manifestaciones del pueblo de México contra el despotismo oficial. La gran tragedia de Tlaltelolco que “no se olvida” y las subsecuentes. Ahora en Tlatlaya, Mex. 22 civiles, sin oponer resistencia, son masacrados por miembros del ejército mexicano y en Ayotzinapa, Gro. son asesinados y desaparecidos estudiantes de la Escuela Normal Rural Isidro Burgos.

+++++

Imposiciones al estudiantado del Instituto Politécnico Nacional mediante modificaciones reglamentarias perjudiciales para los futuros profesionistas egresados de ese baluarte de ciencia y tecnología, patrimonio de la nación, han llegado a su fin.

La población estudiantil del IPN a nivel nacional rechazó las imposiciones de las autoridades educativas y se lanzó al paro nacional de actividades oponiendo sus argumentos (aprobados por todo el estudiantado) en un pliego petitorio que fue presentado y discutido con Osorio Chong, titular de la Secretaría de Gobernación.

Por lo pronto la Directora del IPN, Yolo Xóchitl Bustamante fue cesada en sus funciones para satisfacer una de las peticiones del alumnado de esta institución educativa.

Al momento actual el conflicto sigue en  vías de resolverse pero sin actividad escolar.

+++++

La ONU, la OEA, la UE, EU, etc. están demandando a México la investigación de los crímenes de Iguala y la misteriosa desaparición de 43 alumnos de la Esc. Normal de Ayotzinapa, Gro. y la Procuraduría General de la República o su titular Murillo Karam “no da pie con bola”

Los mexicanos insistimos en que se trata  de crímenes de estado, tanto la matanza de Atlatlaya, Edo de México por parte de soldados del ejército mexicano, crimen nada nuevo en nuestro país, como la desaparición de los 43 alumnos de la normal rural que no aparecen y el asesinato por parte de la policía municipal de Iguala de seis jóvenes.

Los hechos antes citados han rebosado el vaso y tal vez motiven la investigación de más de cien mil mexicanos y centro y sudamericanos masacrados dentro de nuestro “cuerno de la abundancia”

+++++

No hay una sola noticia que pueda opacar en la prensa nacional el espantoso crimen de Ayotzinapa; ni la guerra en varios frentes internacionales ni el dichoso ébola que aquí “nos ha hecho lo que el viento a Juárez”.

+++++

Fosas y más fosas se descubren en las inmediaciones de Iguala, en las zonas boscosas y en ellas hay  gente que fue asesinada, pero de los muchachos de la escuela normal de Ayotzinapa….. nada.

Muertos y muertos. Esos no importan, ya sabemos que como son tantos (más de cien mil sólo en los dos últimos gobiernos a lo largo y ancho de la república) ni trayendo a todos los especialistas en identificación de cadáveres de la hermana república de Argentina podrían lograr saber quiénes fueron.

Pero eso qué importa. En todo México (como en León Gto según J A Jiménez) “la vida no vale nada” ¡Nada más cierto que eso!

+++++

Por su parte los hijos de la chingada del grupo minero México así como los burócratas que los solapan están de plácemes con los espantosos crímenes de Iguala porque se aplacaron los reclamos contra el envenenamiento de los ríos de Sonora que ellos ocasionaron. Sí, está usted en lo cierto, son los mismos que no quisieron rescatar los 63 cadáveres de mineros en una mina de carbón en Pasta de Conchos, Coah enterrados el 19 de febrero de 2006.

Lo mejor que pueden hacer los paseantes cuando vengan a nuestro México es traer consigo un ataúd portátil.

+++++

Entre la macabra confusión de asesinatos, fosas, desapariciones e impunidad se destacan las valientes figuras de sacerdotes de la iglesia católica como Gregorio López Jerónimo, Alejandro Solalinde, Raúl Vera y otros. Hombres valientes que hablan con la verdad poniéndole el ejemplo a ministros de la iglesia encumbrados como Rivera Carrera que sirve mejor a los presidentes corruptos que al mismo Dios.

+++++

Cien mil pesos “por cabeza” a los familiares de los estudiantes normalistas asesinados y desaparecidos. Cien mil pesos para que ya se calmen sus familiares y dejen de manifestarse y reclamar.

El colmo de la inmoralidad y la bajeza. Qué manera de querer dar carpetazo a este espantoso crimen de estado. En manos de quién está el pobre pueblo mexicano?
¡México huele a muerte! Y es que hay fosas hasta en los camellones de sus bellas ciudades.

+++++

Concluiré esta breve, infausta e indignante revista, regalándoles un pequeño pero muy sincero cuento navideño de este su leal amigo.


  La Tradición
(Cuento Navideño)

¡Cómo evolucionan las costumbres y tradiciones! dijo para sí Alberto al ver que, aun sin haber iniciado el mes de diciembre, ya algunas casas de su barrio lucían decorados propios de la navidad. En cuanto a los establecimientos comerciales ni se diga, ya llevaban un mes adornados sus aparadores con múltiples figuras, luces multicolores y paisajes nevados siempre tan añorados en una región donde la nieve cae cada cincuenta años, Se dio una vuelta por los recuerdos de su infancia, tiempos aquellos en que los “arbolitos” y “nacimientos” se ponían hasta la llegada de las “posadas” (a partir del 16 de diciembre) y en ocasiones hasta el mismo 24 de diciembre, para recibir al día siguiente, la navidad.

(Las posadas son las fiestas conmemorativas del peregrinar de la virgen María en busca de alojamiento para dar a luz el 25 de diciembre).

La anticipación en la decoración “navideña” de los establecimientos comerciales molestaba a Alberto porque nada tiene que ver el negocio con la religiosidad de la fiesta más significativa y luminosa del año, (de la que él alcanzaba a participar un poco), especialmente para los católicos, y se usa como pretexto para sacarle a la gente hasta lo que no tiene. En todo el tiempo prenavideño se rinde culto, no a Jesús, sino al dinero y se impone por todos los medios publicitarios como principal protagonista de las festividades decembrinas a una botarga que nació simultáneamente con una bebida nociva hecha a base de cafeína, colorante negro, agua, azúcar y CO2, producida y consumida en el mundo entero.

La obesa y barbuda botarga roja influye ahora en las mentes infantiles como dador de juguetes y golosinas tratando de desplazar la hermosa leyenda basada en los magos de oriente de que habla San Mateo en la Biblia.

Alberto, sabedor del mensaje publicitario de la ridícula figura, caricatura del nefasto capitalismo, se siente año con año contrariado y no digiere la aberración de mezclar el comercio y el consumismo con la conmemoración del nacimiento de Jesucristo. Se abstiene de “anticipar vísperas”, pero gusta y disfruta de las fiestas tradicionales de navidad que además le traen buenos recuerdos de los lejanos años que se fueron quedando detrás de él. Este año no sólo no “anticipó vísperas” sujetándose al calendario sino que ni siquiera asistió a ningún festejo de “posada” ni adornó su humilde vivienda con “nacimiento” o foquitos de luz intermitente. Por fortuna su hermana, una persona ya mayor que prácticamente cuida de nuestro amigo, al verlo tan abstraído durante varios días sin percibir el veloz paso del tiempo decembrino, ha dispuesto por su cuenta una exquisita cena para esta “nochebuena”

Alberto llegó ya entrada la tarde de su trabajo en un taller mecánico. Entró a su casa silbando alegremente y saludó con un beso cariñoso a su hermana a quien agradeció haberse afanado en los preparativos para la cena. Le dijo que aunque lo olvidó momentáneamente, tenía algo importante que hacer en ese preciso momento “además de un buen baño” bromeó con su hermana. Alberto colocó la vieja escalera de madera que él mismo había construido y bajó una caja de cartón de la azotea de donde extrajo un pequeño portal y diminutas figuras de cerámica que representaban a la sagrada familia. Veinte minutos, cuando mucho, le llevó instalar el pequeño portal y las figuritas que le dieron vida y calor al diminuto lecho de paja que, esperaba para esa noche, el nacimiento de Jesús.
Dzunum

Los espero en noviembre con las calaveras. Un abrazo
Dzunum